Masaje Holistico



Estar en contacto

Cristy Gonzalez

Mi nombre es Cristy González, tengo 36 años de edad, soy la segunda hija de mi madre…

Durante mucho tiempo y creo que desde que yo recuerdo el problema del peso ha sido un tema de dolor en mi vida sin saber aún el origen… y al mismo tiempo la culpa y el sacrificio venían de la mano.

Recuerdo que cuando tenía 14 años y estando yo en nivel secundaria me sentía mal porque todas mis amigas ya les había ocurrido tan esperado acontecimiento como lo es “la regla” “el periodo” .. y a mi nada, mi periodo llego hasta que yo pase los 15 años; y cuando sucedió me sentí la mujer más feliz y me dije “Cristy si vas a poder ser madre”….

Mas sin embargo mis periodos nunca fueron regulares, los días variaban de 28 hasta 40 días o hasta más. Creí que era normal. Cabe mencionar que jamás sentí un cólico o malestar y que además solo duraba 3 a 4 días máximo con muchísimo flujo…

Una desilusión amorosa a los 15 años me hizo entrar en depresión la cual me llevo al intento de suicidio, tal depresión me hizo no tener periodo un par de meses, mi ginecólogo me receto medicamento para regular así como antidepresivos.. Salí de ese estado después de mucho tiempo…. Decido irme de mi ciudad natal a una ciudad más al norte, es ahí donde conozco a una persona con la cual sufro maltrato psicológico y físico.. Al dejar a esa persona decido regresar a casa estando ya en los 20 años tengo un aborto, en mi inconsciente cargue con la culpa durante muchos años..

Tiempo después conozco Jorge, me caso con él a los 26 años después de haber estado de novia más de un año, mi peso en este entonces era de 89 kilos y solo media 1.64 de altura.. Nos casamos un 18 de noviembre de 2006 y quedo embarazada de mi segundo hijo y es una hermosa niña a la cual le ponemos por nombre Damaris..

Después de su nacimiento mis problemas hormonales fueron de mal en peor, se me acumulaba mucho tejido y los ginecólogos me diagnosticaron “Endometriosis”, después dure más de año sin regla y volvía a reglar pero con más flujo al grado de usar pañales de los que le ponía a mi hija… tanta acumulación de tejido hizo que se me realizara un legrado para quitar todo el excedente y así dejara yo de reglar tanto. Durante esos años buscamos mi marido y yo otro bebe y nada… para inicios del 2011 volví a acumular tejido y fui internada por que no era normal que otra vez estuviera pasando por lo mismo, se evitó otro legrado ya que coincidieron que era peligroso realizar otro porque mi cuerpo no tenía mucho de haber sido intervenido.

A finales del mes de julio de 2011 decido ir al ginecólogo porque no me sentía muy bien de salud, estaba cansada, dormía todo el tiempo. El doctor nos comenta a mi esposo y a mí que lo que tengo y mis malestares es porque estaba embarazada, por fin había llegado el bebe que tanto esperamos, después de observar unos minutos el monitor el doctor nos dice que nuestro bebe no tiene latido, y sigue intentando encontrar pero no hay nada.. Nuestro bebe tenia aproximadamente más de dos meses de gestación; una vez más al hospital para hacerme un legrado. Mi esposo y yo solo nos miramos y no dijimos nada, una culpa más que acumule en mi subconsciente.

En enero de 2012 nuevamente estoy embaraza pero se vive un embarazo con miedo, culpas, y yo llegue a pesar más de 106 kilos.

Le ponemos por nombre a nuestro Hijo Alejandro y nace a las 37 semanas por cesárea ya que no venía en posición y traía enredado el cordón umbilical en su cuellito… mi periodo no llega por motivos de lactancia y mi peso se queda en los 96 kg..

Al año de nacido mi hijo me doy cuenta que nuevamente estoy embarazada y aparecen los miedos, la incertidumbre y la culpa, mi peso llega a los 110 kg… nace mi hija Fátima a las 37 semanas y por cesaría esto por el tiempo tan corto de la cesárea de mi hijo..

Y asi pasa el tiempo y mis problemas hormonales no mejoran, me siento desvalorizada, no amada, rechazada con un peso que se queda en los 98 kilos y sigue aumentando.

Cuento todo esto, simplemente porque para poder avanzar necesitaba mirar hacia atrás y ver mi caminar y porque de cada una de mis emociones me fueron llevando a cada situación de enfermedad, de sobre peso. Al mismo tiempo la intimidad con mi marido se fue haciendo cada vez menos y ya no había.

Conozco a Paulina Ornelas a través de una amiga en común Angélica Sepúlveda, con la que decido llevar una terapia de sanación con mi niña interior y ver mi problema de peso y de dónde venían mis miedos, culpas y sacrificios. Dicha terapia me ayudo, pero aún faltaba algo que no sanaba.

En una transmisión en vivo desde Facebook veo por primera vez a Paulina el tema era sobre la terapia “SANACION DE UTERO” y Angélica me pide por mensaje privado que le haga las preguntas que yo quiera… así pues me pasan el número de Paulina y decido marcarle y llamarle pero después de su trasmisión..

Desde el primer momento que ella y yo hablamos, hubo una conexión especial y me hizo sentir con la confianza de contar todo lo que aquí ya hice.. Dentro de su terapia de Sanación de Útero, pude trabajar con la madre tierra, con la madre luna y fue llevándome de la mano y así pude sanar mi pasado, trabajar las culpas por los abortos que tuve, sanar mi niña interior, abrazarla y decirle “Ahora estas a salvo” .. Abrace mi femineidad y me acepte tal y como soy, tuve la oportunidad de mirar mi linaje de mujeres por parte de mi madre y el mío. Ver mis generaciones pasadas y futuras fue una de las experiencias más bellas que he tenido. Trabaje con mis bebes no nacidos y me libere de culpas dejándolos ya libres, no atándolos a mi.

Las sesiones con Paulina fueron las que dieron a mi útero la sanación que yo necesitaba, desde que termine mi terapia con ella mis periodos menstruales fueron normales, mi primera regla fue hermosa ya que su color era un rojo puro, sin nada más que su color y en cuanto a la cantidad de flujo puedo decir que es normal… mi periodo ahora llega exactamente cada mes y cada vez que llega me siento mas femenina, mas mujer, mas sensual, mas bella…

Mi relación con mi marido mejoro, la intimidad se fue recuperando poco a poco y puedo decir ahora que estoy a salvo y que me siento plenamente mujer en todos los sentidos… mi peso ahora es de 86 kilos y sigo en proceso..

Cada día nos enfrentaremos a situaciones difíciles y que nos causaran movernos de nuestro lugar de confort pero ahora tengo la información que antes no tenía y puedo trabajar mejor y lo que no me sienta capaz de hacer lo pongo en manos de mi Dios y que sea El quien me guie y me lleve por donde quiera.

Socorro Martínez

Quiero tomarme un tiempo, para hablar un poco de Paulina Ornelas. He tomado dos masajes con Paulina, la primera vez fui por qué me la recomendaron, pero la verdad no iba 100% convencida, pensaba que sería un masaje más como los que había tomado anteriormente en otros lugares. Cuando Paulina empezó con el masaje, supe que estaba en el lugar y con la persona indicada. Paulina se toma su tiempo, y sabe que puntos tocar, para relajarte y librarte del stress, sin dejarte adolorido, así que a las dos o tres semanas no dude en hacer cita de nuevo con Paulina y así seguiré tomando mis masajes con Paulina Ornelas cada vez que me sea posible por qué es altamente recomendable.

Socorro Martínez

Martínez, CA.

Carmen Ruvalcaba

Mi nombre es Carmen Ruvalcaba, y quiero dejar un agradecimiento muy especial a Paulina Ornelas, por sus Masajes olisticos cuando he tenido la oportunidad de tomarlos,solo los puedo describir de una manera son muy reconfortantes me ayudan enormemente,duermo mucho mejor,y la sensación de bienestar me dura muchos días .yo recomiendo Altamente sus masajes.muchas gracias Paulina Ornelas......

Healdsburg, California